Desplazarse a la parte superior

Discusiones Menstruantes – Por Corona, Ilustrado por Aimé Guinto

«Reconocer para entender y amar» – Aimé Guinto, Ilustradora


Hola a todes, quisiera contarles que ¡Estaré colaborando con este proyecto una vez al mes! y mi objetivo es aportar algo a la muy necesaria discusión en torno a lo que significa ser menstruante -lo que sea-.
Me gustaría contribuir desde mi visión y a la vez nutrirme de todo lo que se genere alrededor de este ejercicio, que al final es completamente un diálogo abierto.
Esta será mi carta de presentación, dejando claro que ningún proceso de aprendizaje es cerrado y estático, más bien, les invito a que lo vayamos construyendo todas y todos.
Les propongo que nos despojemos de los tecnicismos y lo llevemos a un lenguaje accesible, al ras de piso, sin perder la rigurosidad que implica un estudio.

Partamos de reflexiones primarias. Quiero empezar con un ejercicio de reflexión en donde pensemos: ¿Qué significó en mi vida mi primera regla?; ¿Quién me enseñó el nuevo ritual de cuidados mensuales y el uso de los instrumentos que serán compañeros de años?; ¿Qué cambió en mis rutinas?; ¿Cuánto dinero significó y sigue significando?; ¿Qué tipo de información requerí para llevar un proceso armonioso con mi cuerpo y mi “naturaleza”?…

En México, cubrir todas las variables que atraviesan la concepción de la menstruación: económicas, culturales, educativas y sociales, implican una posición de privilegio, ya que idealmente deberías tener acceso a información, educación sexual, poder adquisitivo, un ambiente informado y que te haga sentir segura; acompañamiento, un cierto cuidado personal y estar abierta a un proceso de conscientización sobre lo que implica ser del sexo femenino a nivel biológico, social, cultural y político.
Claro, no quiero decir que ese proceso de toma de consciencia, se reduzca a la reflexión sobre la menstruación, pero esa será la trinchera desde la que vamos a problematizar nuestra realidad social.

En un estudio realizado durante 2017 a 346 adolescentes de zonas rurales y urbanas de México el resultado fue que,

“(…) más de la mitad de las adolescentes presentan una actitud negativa hacia la menstruación; sin embargo, la presencia de una enfermedad crónica mejora esta actitud.”1

El estudio explora la percepción de la primera regla, la actitud negativa sobre la menstruación disminuye cuando las menstruantes presentan un problema de salud, porque su estado implicó estar en mayor contacto con su cuerpo y con personal especializado en temas de salud, por lo tanto, contaban con acceso directo a información y acompañamiento constante en sus procesos médicos, en sus nuevas etapas biológicas y por ende, en su ciclo menstrual. En cambio, las adolescentes sin problemas de salud eran más propensas a tomar al evento desde una postura adversa, ya sea por falta de información o porque recibieron desde esa perspectiva (negativa) los conocimientos entorno a la menstruación.

Este estudio realizado en el Estado de Morelos, hace una exploración de cómo el discurso médico permea de forma significativa la forma en la que las menstruantes construyen su actitud hacia sí mismas, esa percepción sobre la menstruación y sus implicaciones, ya sea negativa o positiva reflejan una postura política e ideológica alrededor del contexto de subordinación de la mujer y/o persona menstruante, y las condiciones de desigualdad, como lo señala el estudio:

“(…) los discursos sobre la menstruación, las regulaciones y prácticas corporales en torno a la misma, y la dimensión emocional de estas experiencias revelan en gran medida la manera en que la sociedad de ne a las mujeres, además de diversos aspectos del orden social y de las relaciones de género.»

¿Por qué importa cuestionar la actitud que tomamos hacia nuestro periodo?

Bueno, la percepción que nos formamos durante la primera regla, es la que mantendremos por un tiempo hacia todo lo que implica menstruar, y de ninguna forma esto quiere decir que las percepciones formadas dependen enteramente de una decisión personal, es decir, no podemos elegir tener una experiencia negativa o positiva, esto dependerá del discurso que haya permeado nuestra forma de interpretar el mundo de la menstruación; dependerá también del acceso que tengamos a las variables económicas, culturales, educativas y sociales.

Lo que intento decir es que, la apreciación que construimos depende también de cientos de factores externos y cuando esa percepción carece de elementos, no nos permite visualizar a la menstruación en su espectro más amplio y se convierte en algo que nos pesa, que nos vulnera y desvincula de nuestro cuerpo.

Esas carencias se presentan según los roles de cada una, o sea, dependiendo de la posición que jugamos dentro de la sociedad: nivel económico, nivel educativo, estructura familiar, historia de vida, exposición a escenarios de violencia, lugar de residencia, religión, capital cultural, acceso a salud pública o privada y otros cientos de factores; esto va delineando nuestra percepción del mundo.

¿Cuántas de nosotras hemos sanado esa relación con nuestra regla y cuantas seguimos discutiendo con ella cada mes?

Para hacer las paces no es suficiente la voluntad, debemos emprender un camino de reconocimiento de nosotras mismas y con ello se abre todo un universo de hormonas, pero también otro más hostil de desigualdad, sexualización y dominación, que ya iremos explorando.

Por hoy la tarea es hacer una autorreflexión de la relación que tenemos con nuestros periodos y si no es positiva, darnos la oportunidad de pensar de dónde nace esa percepción, qué factores la conforman, cómo la puedo modificar y en qué me beneficiaría llevar una relación más sana conmigo misma.

Escrito por la maravillosa: C o r o n a

Síguela en Instagram: @coro.na

Ilustrado por la fabulosa: Aimé Guinto

Síguela en Instagram: @aimeguintoh

 


1 Serret-Montoya J, Villasís-Keever MA, Mendoza-Rojas MO, Granados-Canseco F, et al. Factores que impactan sobre la percepción de la menstruación en las adolescentes. Arch Argent Pediatr 2020, pàg. e131.

Serret-Montoya J, Villasís-Keever MA, Mendoza-Rojas MO, Granados-Canseco F, et al. Factores que impactan sobre la percepción de la menstruación en las adolescentes. Arch Argent Pediatr 2020;118(2):e126-e134. Link de consulta:
Factores que impactan sobre la percepción de la menstruación en las adolescentes

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿QUÉ TIPO DE PRODUCTO SOSTENIBLE ERES?